La crisis de los opioides sigue destruyendo familias en México, EU y Canadá: ONU

157

«Con arreglo al nuevo enfoque centrado en el tratamiento, la política nacional contra la droga se centrará en la salud pública, la prevención y la reducción de los daños relacionados con las drogas, así como en la disuasión de la producción, el tráfico y la distribución ilícitos de drogas y se ejecutará de conformidad con la Estrategia Nacional de Seguridad Pública», se puede leer en el informe.

OMS recomienda reclasificar cannabis y derivados para su uso médico y científico
La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó 6 modificaciones respecto a la clasificación de la cannabis y derivados para que se utilice con fines médicos y científicos a nivel internacional.

En entrevista con La Silla Rota, el doctor Raúl Martín del Campo, director del Planeación del Instituto Nacional de Psiquiatría y miembro de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes de la ONU destacó 3 modificaciones.

La primera se relaciona con la planta cannabis y la resina de cannabis, conocida como hachís. La cual se encuentra clasificada en las listas 1 y 4 de la convención de 1961, que clasifica los estupefacientes.

La OMS recomendó que sea eliminada de la lista 4, ya que ahí se clasifican sustancias que son altamente adictivas y no tienen ningún uso terapéutico-médico como los análogos de fentanilo o heroína.

La segunda tiene que ver con el THC, la cual se encuentra clasificada en la lista 2 de 1971 y se recomienda que se pase a la lista 1 de 1961, con el objetivo de aliviar un problema histórico.

Este problema consiste en que el THC es derivado del cannabis, la cual es considerada como estupefaciente.

Explicó que en la convención de 1971 se clasifican los psicotrópicos, como barbitúricos y estimulantes; por lo que el THC no tiene mucho qué hacer ahí.

La tercera se relaciona con el CBD la cual no figura en las listas de convenciones y se prepara como extracto de cannabis, lo cual es clasificado en la lista 1 de 1961.

La recomendación de la OMS es que las preparaciones que tengan CBD puro o casi puro con menos de una concentración del 0.2% de THC, no se clasifiquen dentro de las clasificaciones internacionales.

Lo anterior porque el CBD puro no es una sustancia que genere un efecto psicotrópico, ni adicción y no se ha encontrado hasta ahora que genere un riesgo a la salud humana.

Del Campo aseguró que el CBD está siendo investigado de forma amplia para su uso terapéutico en varias afecciones y está establecido su posible uso terapéutico como epilepsias encontradas en niños.

«Es importante que haya una desregulación completa en cannabidiol puro para que países puedan producir, importar y exportar todos los medicamentos que se deriven de CBD y para que por ejemplo las familias de estos niños puedan tener un acceso pleno a esos medicamentos sin tantos controles», aseguró el doctor.

cmo