‘Elements of Vogue’: la irrupción de los cuerpos

180

La muestra Elements of Vogue. Un caso de estudio de performance radical resalta la irrupción de cuerpos invisibilizados, criminalizados y racializados en la historia.

El voguing —baile popular afrolatino y queer— es “un ejemplo de algo que sucede en la cultura popular de muchas minorías”, explica en entrevista Sabel Gavaldón, curador, junto con Manuel Segade, de la exposición Elements of Vogue. Un caso de estudio de performance radical, que se inauguró ayer por la noche en el Museo Universitario del Chopo.

La muestra intenta rastrear la irrupción de cuerpos que han sido invisibilizados, criminalizados y racializados en la historia. En este caso particular, los cuerpos afrodescendientes, trans y queer.

Para Sabel Gavaldón el motivo de la exhibición es que “la cultura del voguing, más allá del baile, de la subcultura o de lo fabuloso y creativo, es un germen. Es una caja de herramientas que te permite pensar formas de manifestarnos y organizarnos en el presente”.

El voguing retoma de las revistas de moda femenina poses que en su momento transmitían el canon de belleza blanco de clase alta del momento, agrega Gavaldón.

“En el momento que esas poses son apropiadas por cuerpos distintos, modificadas y puestas unas junto a otras de formas insólitas dejan de ser lo que son y se convierten en una herramienta para celebrar cuerpos muy distintos”.
Elements of Vogue muestra las historias que dieron lugar a la eclosión del movimiento ballroom, en el barrio del Harlem, en Nueva York, durante los años treinta, “en donde se gestaron muchas cosas que hoy se han convertido en herramientas de afirmación política”, cuenta Gavaldón.

La exposición busca “trazar todas las historias que confluyen el voguing y, por otro lado, traerlas al presente para ver cómo resuena hoy, cuando muchos jóvenes se politizan a través de espacios de sociabilidad como el mundo de la noche, la música y la danza”, como se mostró durante la inauguración, donde se llevó a cabo un mini ball en el que participaron las Casas de Vogue establecidas en Ciudad de México.

El concurso de baile se dividió en cinco categorías: OTA Vogue Fem, OTA Runway, Old Way, Sex Siren y Virgin Vogue Fem.

Este encuentro de baile, en el que la resistencia de los cuerpos fue posible a través del voguing, era necesario para evitar que la exposición se volviera sólo “un espacio de representación, porque iba a ser muy nostálgico y su capacidad iba a ser poco activa políticamente”.

“Lo que intentamos es crear una exposición que pudiera interpelar a los cuerpos”, agregó Gavaldón.

Otros ritmos
Elements of Vogue muestra los ecos que se encuentran alrededor del voguing en el arte contemporáneo y la cultura popular. Sobre todo en la cultura popular afrodescendiente y transgénero.

Como en el caso del hip-hop en Estados Unidos, o Latinoamérica con la música urbana, el reguetón, el dembow o el neoperreo, “que son espacios de alta condensación política. Espacios donde conviven historias de resistencia y surgen debates”, afirma Gavaldón.

“Todos ellos confluyen con cuestiones decoloniales y poscoloniales, de identidad racial y étnica o de herencia cultural afrolatina. Ese tipo de fenómenos para nosotros son muy importantes; creemos que la exposición trabaja algunos de ellos porque son muy importantes para el mundo del voguing pero sobre todo porque son muy importantes para la cultura urbana de hoy”.
Elements of Vogue. Un caso de estudio de performance radical estará abierta hasta el 8 de marzo de 2020. La exposición está acompañada de un programa público de conversatorios, talleres y clases maestras, además del espacio de baile en el que se llevó a cabo el Purple Mini Ball.