Crecimiento no es desarrollo si riqueza se concentra en pocas manos: AMLO

148

Ante el nulo crecimiento del PIB, el presidente insistió en que tiene «otros datos» para demostrar que hay más bienestar entre la población.

México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirmó que no le preocupa tanto el crecimiento económico como el desarrollo social, pues éste último es la clave para reducir las agudas diferencias que han existido en el país por siglos.

Esto, luego de que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) diera a conocer la estimación oportuna sobre el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de México durante el cuarto trimestre de 2019, la cual apunta a que la economía del país cayó 0.1 por ciento durante el primer año de su administración.

Cuestionado sobre el dato en su conferencia matutina, el mandatario afirmó que se trata de un resultado que ya esperaban, pero que no le quita el sueño pues prefiere fijarse en “otros parámetros para medir si tenemos bienestar en México”.

“Como tengo otros datos, puedo decirles que hay bienestar. Puede ser que no se tenga crecimiento, pero hay desarrollo y hay bienestar”
Andrés Manuel López Obrador

No me importa el crecimiento si la riqueza se queda en pocas manos

AMLO agregó que durante los gobiernos del periodo neoliberal se le dio una importancia a datos macroeconómicos como el crecimiento del PIB al punto de convertirlos casi en un dogma, y agregó:

“A mí no me importan mucho porque, repito, crecer puede significar que haya más dinero en unas cuantas manos”.
Andrés Manuel López Obrador

La apuesta de su gobierno, detalló, tiene que ver con la mejor distribución del ingreso y con lograr que los beneficios del crecimiento económico lleguen a todos. “Eso es lo que me tiene tranquilo, porque abajo hay más capacidad de compra, no hay crisis de consumo”.

Finalmente, apuntó que México sí crecerá en el corto y mediano plazo y para ello se ha establecido el Gabinete para el Crecimiento Económico encabezado por el jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, el cual tendrá una “visión diferente” al de los gobiernos que podían la tecnocracia como el centro de sus políticas públicas.