Construyendo el camino final

292

Huajuapan de León, Oaxaca, 1 de Noviembre 2016 (Wdc).- Al final de los tiempos tendremos que partir hacia la eternidad, en tanto, construyamos caminos que conduzcan hacía el éxito, que nada es fácil, ni todo será difícil, ni duro que no podamos superar, los seres humanos estamos dotados de alma, cuerpo y espíritu, eso es lo que nos hará infalibles ante las adversidades.

El esfuerzo y la nobleza espiritual nos hace triunfar en este mundo terrenal, con ello garantizamos que nuestra estancia esté lleno de gozo en la eternidad. Bajo este precepto enraizado en cientos de miles de pueblos indígenas de México, conmemoran las tradicionales festividades de ‘Todos Santos’, construyendo altares porque en estos días regresan las almas de los fieles difuntos.

Celosos de sus tradiciones autóctonas los indígenas de la Mixteca oaxaqueña, desde los días 28 hasta 31 de Octubre inmediato pasado, comenzaron a realizar trabajos previos para la celebración de la festividad de ‘Todos Santos’ también llamados ‘Día de muertos’, como la limpieza que hacen a las tumbas de sus seres queridos, además de una limpieza general a los camposantos.

Enseguida la recolección de flores silvestres que conocen como flor de muerto ‘ita ndí’ en idioma mixteco, que son unas florecillas amarillas muy delgadas que alcanzan una altura hasta más de dos metros, cuyas semillas florecen cuando caen en tierra fértil además de conservar suficiente humedad; pero cuando no tienen tanta suerte, mayoritariamente no se desarrollan tanto por las altas temperaturas que registra la zona mixteca que por su esencia es árida, se seca la flor campirana, si no se procura recoger a tiempo.

Prisciliano Espinoza Rojas, oriundo de San Sebastián del Monte, municipio de Santo Domingo Tonalá, refirió que originalmente los indígenas del País, adornaban sus altares para la temporada de muertos, con flores silvestres, precisamente con las llamadas flor de muerto, que iban a recolectar en el campo, que crecen a cielo abierto, ‘dependiendo los lugares del campo, como cumbres y entre arbustos se obtienen flores abundantes y bien desarrolladas’, dijo.

Aunados a ello grandes flores amarillas de yerbas acahual, polocotes, popotales, frutas como guayabas, manzanas, tejocotes, elotes, calabazas, comidas y bebidas, ‘hay una flores amarillas grandes parecidas al de girasol, pero éstas salen de unas yerbas que se les llama popotales, que crecen algunos más de dos metros de altos, los pobladores utilizan estas flores, en la festividad de muerto, ya que tienen un olor agradables, no son chocosas (no causan molestías), luego de la mezcolanza con las frutas de la época, hacen una verdadera convivencia de los pueblos, generando además armonía entre las familias de las comunidades, ¡todo esto la esencia del País!, máxime en estos tiempos cruciales que padece México’, acotó Espinoza Rojas.

La tecnificación del campo una acción desfavorable
En tanto los campesinos Floriberto Matías, Onofre Arellano, Maricela Domínguez, Tito Tobías, Manuel Murillo, entre otros entrevistados lamentaron la tecnificación del campo implementadas por equivocadas políticas gubernamentales sexenales, ya causaron un grave mal al campo mexicano.
¿‘Además de las malas acciones y la corrupción gubernamental, absorbió las buenas intenciones de técnicos mexicanos que soñaban hacer producir al campo al cien por ciento con tecnologías de punta, pero al fracasar desgració al campo mexicano y decepcionó al campesinado del país’, revelaron.

La tecnificación trajo como consecuencia el acabose de la utilidad del flor de muerto silvestre para adornar el alta a los muertos durante las festividades del ‘Todo Santos’, ya que éstas fueron suplantadas por la famosa Cempaxúchitl, la que a pesar de llevar nombre náhuatl, llegó al mercado como producto de la tecnología, pero a nuestros días el campo Oaxaca ya no es producible; solo con químicas se produce en campos del territorio nacional, que pudo también causar desesperación en los productores, abundaron.

Pero con el afán de conservar intactas las tradiciones autóctonas del indigenismo mexicano, cientos de miles de pobladores realizan los altares a los fieles difuntos en estos días de festividad, además estudiantes de todos los niveles realizaron sendas competencias de altares, con flores de cempaxúchitl, y las auténticas flores de muertos ya casi no fueron tomados en cuenta, resaltaron los entrevistados .

3-fot 4-fot 7-fot 8-fot